CONSEJOS PRÁCTICOS PARA AHORRAR EN LA CONTRATACIÓN DE SEGUROS

 

Contratación de seguros

En la contratación de seguros, debemos de tener muy claro cuáles son las coberturas que queremos contratar y las necesidades que deseamos cubrir. Veamos algunos consejos prácticos para que podamos ahorrar al contratarlos.


Los españoles gastamos en 2013 un 3,6% de nuestro presupuesto familiar en el pago de las diferentes modalidades de seguro: hogar, auto, salud y decesos. El gasto medio, según informe de la consultora AIS Group, fue de 1.115€ anuales.  Nos encontramos ante una bajada en torno al 1% respecto a lo que destinamos el 2012 y esto se debe en parte a la aplicación de alguno de los consejos que desarrollaremos a continuación.

Dado que las familias contratamos diferentes tipos de seguros, debemos comprobar que no tengamos diferentes contingencias aseguradas por distintas vías. No debemos contratar más de lo necesario, si eliminamos esas coberturas innecesarias, podremos ahorrar mucho dinero.

Otra de las claves es la comparación de precios entre las distintas compañías aseguradoras. Se trata de una tarea cada vez más sencilla puesto que tenemos a nuestra disposición una gran variedad de compradores en internet, lo que nos va a permitir ahorrarnos tiempo además de dinero. No obstante, podemos hacer la comparativa por teléfono o acudiendo personalmente a las diferentes entidades aseguradoras.

¿Qué aspectos debo tener en cuenta en la contratación de seguros?

  • La comparativa debe hacerse con seguros que tengan las mismas coberturas. Podemos encontrarnos con diferencias de precios considerables, que pueden no ser reales si tienen distintas coberturas o la suma asegurada no es la misma.
  • Una vez tenemos los diferentes precios, es recomendable si estamos contentos con nuestra aseguradora, el presentarles la oferta de la competencia por si nos ajustasen a la bajado precio. Muchas compañías ofrecen descuentos considerables en el precio para no perder clientes.
  • Para poder dar de baja un seguro y que no se renueve automáticamente, es necesario avisar a nuestra compañía aseguradora, al menos con dos meses de antelación, sino el seguro se entenderá renovado y en caso de que insistamos en cancelarlo, no pagando su importe o devolviendo el recibo, puesto que no hemos cumplido con la normativa en el periodo de tiempo establecido, podrán requerirnos el importe incluso por vía judicial.
  • Muchas compañías aseguradoras realizan descuentos por integralidad, es decir, si agrupamos nuestros seguros en una misma compañía podremos conseguir mejores precios, ya que priman la fidelidad.
  • Cualquier fraccionamiento del recibo del seguro, ya sea semestral, trimestral o mensual, lleva recargo en el precio del mismo entre el 4-15%. También es muy común que determinadas compañías no permitan el fraccionamiento del recibo o lo restrinjan a la modalidad trimestral o semestral, para evitar las complicaciones administrativas.

Vamos a analizar el seguro con más asegurados del mercado, el seguro de hogar, ya que en torno al 72% de las familias españolas tienen contratado uno de esta modalidad.

Contratación de seguros

En primer lugar queremos acabar con la creencia de la obligatoriedad del seguro de hogar al contratar un préstamo hipotecario. La Ley de Regulación del Mercado Hipotecario, indica que el único seguro obligatorio al suscribir una hipoteca, es el seguro de daños o contra incendios, en el cual la entidad bancaria será la beneficiaria de la póliza para asegurarse el capital prestado. No es tampoco obligatorio que este seguro de daños deba contratarse con la entidad financiera que nos concede el préstamo hipotecario, aunque es muy probable que nos vinculen la revisión del tipo de interés a tener contratado con ellos el seguro.

Respecto a las cantidades a asegurar, hay que tener en cuenta que muchas entidades utilizan la conocida como “regla proporcional”, es decir que en caso de siniestro, las indemnizaciones serían proporcionales a las primas pagadas. Es por ello vital, asignar el correcto valor que tienen tanto continente (la estructura de la vivienda) como contenido (todo lo que hay dentro de la vivienda). El valor que asignemos al contenido, debe ser suficiente para volver a adquirir todos los bienes que teníamos en la vivienda tales como electrodomésticos, mobiliario, joyas, ropa, libros…

También podemos encontrarnos con coberturas opcionales que nos ofrecen las aseguradoras, en algunos casos se incluyen sin coste y en otros nos incrementan el precio del seguro por lo que debemos sopesar si realmente las necesitamos cubrir. Entre estas coberturas opcionales encontramos la asistencia en el hogar con sesiones de bricolaje, asistencia en viaje, asistencia informática…

Para más información sobre la contratación de seguros, contacte con nosotros en info@gestionepertu.es

Comparte nuestro contenidoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Los comentarios están cerrados.