¿PUEDO SER BENEFICIARIO DE LA AYUDA A DEPENDIENTES?

 

ayuda a la dependenciaLa ayuda a dependientes es uno de los retos de las políticas sociales en los países desarrollados.

Te ayudamos a saber si puedes ser beneficiario de estas ayudas.

 

En nuestro país, hemos notado en los últimos años, una serie de cambios demográficos y sociales derivados del paulatino envejecimiento de la población, que han provocado una serie de problemas de dependencia.

Estos problemas se deben a razones de enfermedad, discapacidad o limitación, vinculados a la falta de autonomía física, mental o intelectual, que se han visto incrementados en los últimos años por el aumento de las tasas de supervivencia en determinadas enfermedades crónicas y alteraciones congénitas y a consecuencia de accidentes viales y laborales.

Para regular este tipo de situaciones nace en 2006 la Ley de Promoción de la autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, Ley 39/2006, en adelante, Ley de la Dependencia. Esta ley busca la igualdad en el ejercicio del derecho de la ciudadanía a la promoción de la autonomía personal y la atención a las personas en situación de dependencia.

¿Qué requisitos son indispensables para solicitar la ayuda a dependientes?

  • Ser dependientes en alguno de los grados establecidos.
  • Residir en territorio español, al menos durante 5 años, de los cuales 2 deberán ser inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.

.

Actualmente existen tres grados de dependencia, que serán valorados y designados por los Órganos designados por cada Comunidad Autónoma para diferencia el grado de ayuda a dependientes.

  • Grado I, moderada: se requiere ayuda para realizar actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día.
  • Grado II, severa: se requiere ayuda para realizar dichas actividades básicas al menos dos o tres veces al día, pero sin necesidad de tener un cuidador permanente.
  • Grado III, gran dependencia: necesita ayuda para desarrollar las actividades básicas de su vida diaria con la necesidad de un cuidador continuo por la pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial.

Adicionalmente  cada uno de estos grados se clasifican en dos niveles que dependen de la autonomía de la persona y la necesidad de cuidados o supervisión por parte de terceras personas.

Será la Administración Autonómica donde resida el solicitante quien dicte la resolución valorando el grado y nivel de dependencia así como los servicios o prestaciones que se les reconocen, pudiendo ser revisadas en caso de que cambiase la situación del dependiente.

Se revisará a instancia del interesado, de sus representantes o de oficio por parte de las Comunidades Autónomas si:

  • Existe una mejoría o empeoramiento de la situación de dependencia.
  • Error en el diagnóstico.

Ante estas variaciones, las prestaciones de esta ayuda a dependientes podrán ser modificada o extinguida.

El dependiente recibirá las prestaciones tanto directamente por parte de los Servicios Sociales, como recibir una cuantía económica para ser atendido por cuidadores externos.

dependencia-2Las prestaciones económicas tienen carácter periódico y se reconocerán cuando no sea posible el acceso a un servicio público o concertado de atención y cuidado en función del grado y nivel de dependencia, así como de la capacidad económica del beneficiario.

Excepcionalmente, si el dependiente se encuentra atendido por su entorno familiar, tiene acceso a una prestación económica para cuidados familiares. En el caso de personas con gran dependencia, la ley contempla una prestación de asistencia personal, cuyo objetivo es la contratación de un cuidador que facilite al dependiente el acceso a la educación, al trabajo o al ejercicio de las actividades básicas de su vida diaria.

Los servicios de ayuda al dependiente que proporciona esta ley se encuentran recogidos en los artículos 21-25 de la misma.

  • Prevención de situaciones de dependencia y promoción  de la autonomía personal: para evitar la aparición o agravamiento de enfermedades o discapacidades a través de la promoción de condiciones de vida saludables, programas preventivos, rehabilitación…
  • Tele asistencia: para que las personas que no dispongan de asistencia domiciliaria puedan tener apoyo y respuesta directa  ante situaciones de emergencia, inseguridad, soledad y aislamiento.
  • Ayuda a domicilio: para prestarle servicios en situaciones cotidianas, tanto de cuidado personal, como del hogar (limpieza, lavado, cocina…)
  • Servicio de centros de día y de noche: para la atención integral de las personas dependientes, ayudándolas en su autonomía personal y apoyar a sus familiares o cuidadores.
  • Servicio de atención residencial: se presta por las Administraciones Públicas en centros propios o concertados, tanto de carácter temporal como permanente, siempre teniendo en cuenta el tipo de discapacidad.

La atención a las personas dependientes, van orientadas a la consecución de una mejor calidad de vida y autonomía personal, en igualdad de oportunidades. Para ello, se busca facilitar una existencia autónoma en su medio habitual y proporcionar un trato digno en el ámbito personal, familiar y social. Esperamo haber podido arrojar un poco de luz en este tema de la ayuda a dependientes.

.

Comparte nuestro contenidoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Los comentarios están cerrados.