FINALMENTE LOS AUTÓNOMOS SÍ PODRÁN APLAZAR EL IVA EN 2017

Se acabó la duda, los autónomos sí podrán aplazar el IVA en 2017. Eso sí, sólo se podrá solicitar aplazamiento para deudas con un importe igual o inferior a 30.000 euros.

 

.

Poniéndonos en situación, el artículo 6 del Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, por el que se adoptan medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social, modifica la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, para introducir nuevos supuestos de deudas tributarias que no pueden ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento, en concreto:

  • Las liquidaciones tributarias confirmadas total o parcialmente en virtud de resolución firme que previamente hubieran sido objeto de suspensión durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o judicial.
  • Las derivadas de tributos repercutidos (como es el IVA), salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.
  • Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados en el Impuesto sobre Sociedades.

La alarma saltó con el segundo punto, al eliminar la posibilidad de aplazar el IVA, pues el gobierno argumentaba que no cabe aplazar un impuesto que la empresa ha cobrado, ya que el IVA se cobra cada vez que se recibe el ingreso de una factura, a no ser que puedas justificar que no puedes ingresar el dinero porque tus clientes no te han pagado. Por tanto, Hacienda se cargaba de un plumazo un procedimiento muy utilizado en la práctica tanto por autónomos como por pymes para reducir los problemas de tesorería.

Pues bien, tras las negociaciones habidas con diferentes asociaciones, podemos estar tranquilos en este sentido porque sí se podrá aplazar el IVA en 2017, tal y como venía haciéndose con anterioridad, al menos en las solicitudes que se refieran a deudas inferiores a 30.000 euros, las cuales están eximidas de la aportación de garantías, no teniendo que justificar la falta de ingreso de los impuestos repertucidos.

Y no es porque se haya vuelto a modificar la normativa existente otra vez, sino que el Departamento de Recaudación de la AEAT, en la instrucción 1/2017, de 18 de enero, sobre la gestión de aplazamientos y fraccionamientos de pago establece:

La herramienta informática de actuaciones administrativas automatizadas, en aras de la eficiencia del procedimiento, no realiza requerimientos para que se acredite la transitoriedad de las dificultades de tesorería ni la falta de ingreso de los impuestos repercutidos. Se presumirán acreditadas ambas circunstancias con la formulación de la solicitud.

Así, cuando presentemos una solicitud de aplazamiento y fraccionamiento del pago del IVA por un importe inferior a 30.000 euros estaremos indicando de forma tácita que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente cobradas, sin necesidad de acreditarlo, sólo por la presunción que otorga la mencionada instrucción, sea verdad o no.

En cualquier caso lo importante es que nos concederán el aplazamiento, hasta un máximo de 6 plazos mensuales para las sociedades o entidades y de 12 para las personas físicas, pudiendo solicitarse un número de plazos inferior, en todo caso con periodicidad mensual y sin que los importes establecidos en estos plazos, excluidos los intereses, pueda ser inferior a 30 euros.

Para las solicitudes de aplazamiento y fraccionamiento del pago del IVA por deudas superiores a 30.000 euros, puede encontrar más información pinchando aquí.

Como apunte final debe remarcarse que no ha cambiado la normativa sobre aplazamientos introducida por el Real Decreto-ley 3/2016, sólo se ha introducido un criterio corrector por parte de los órganos de recaudación de Hacienda. Es decir, la nueva normativa sobre aplazamientos ha entrado en vigor el 2017, siendo el criterio recogido en la Instrucción nº 1/2017 un simple parche que deja las puertas abiertas a que Hacienda  pueda cambiar de opinión en un futuro,  pues no haría falta un cambio legislativo sino mediante una nueva instrucción que anule o modifique la que acabamos de analizar, hecho difícil de anticipar para los constribuyentes, pues la AEAT no está obligada a publicar las instrucciones al ser de carácter interno.

Gestionepertu

Comparte nuestro contenidoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Los comentarios están cerrados.